Una nueva aguja en Nueva York

 

El rascacielos más delgado del mundo no podía estar en otra ciudad. Nueva York, la ciudad de los rascacielos, cuenta ahora con una aguja (Steinway Tower) que, sin duda, no será nada difícil de encontrar. El edificio más delgado del mundo y -por ahora- el más alto de los Estados Unidos, cuenta en su singular estructura, una muy interesante historia.

La edificación es una interesante muestra de cómo una obra puede ofrecer múltiples usos de máxima calidad, con un mínimo consumo del suelo y surge como una posible tendencia que sería bastante útil en ciudades super pobladas. A continuación, algunas puntadas que revelan la confección de esta torre “aguja” que impresiona a turistas y acoge a lo más graneado de la Gran Manzana.

La aguja que más brilla en el pajar

¿Qué tiene de particular un rascacielos más en la ciudad de los grandes edificios? Pues la respuesta radica en sus dimensiones. La Steinway Tower (a la que ahora por razones legales se le conoce como 111 West 57th Street) tiene 438 metros de altura y se erige como la más alta para el momento en el país -un título que seguramente no le durará mucho tiempo-, pero lo más importante y que con dificultad será rebatido, son sus escasos trece por dieciocho metros de base que le otorgan el título del rascacielos más estrecho del mundo entero. Un concepto de aprovechamiento del espacio que, sin duda, marcará una tendencia en los próximos años. De hecho, ya se proyectan al menos 10 obras por estilo para ser abiertas en 2020, entre ellas, un rascacielos de 73 plantas en el centro de Brooklyn.

El edificio contiene 82 pisos, 5 de ellos dedicados a espacios comerciales, de recreación y oficinas de la marca Nordstorn. Las 77 plantas restantes, las ocupan 60 cómodos apartamentos que iniciaron su preventa por un valor de 17 millones de dólares y actualmente ya se venden por más de 100 millones, aunque aún la estructura no esté completamente lista, ya que espera ser coronada por una armazón que aún no se ha instalado.

Un rascacielos con historia

El 111 West 57th Street fue construido por la grúa más alta de Nueva York y diseñada por el estudio SHoP Arquitects. El edificio fue diseñado originalmente en 1925 por Warren and Wetmore y su construcción se inició en el año 2014, utilizando los derechos aéreos del Steinway Hall que fueron adquiridos en 2013.

Su silueta es escalonada, lo que da una mayor impresión de altitud y combina tres materiales difíciles de encontrar juntos: bronce, vidrio y terracota. Normalmente, los rascacielos son completamente recubiertos de vidrio, pero en este caso, las fachadas este y oeste incluyen hileras de terracota, lo que le brinda un aspecto aún más interesante a la magnífica obra, que fue inspirada en las construcciones icónicas del Nueva York de la década de 1920.

Aunque a la vista, podría parecer frágil, la estructura utilizó 49.000 yardas cúbicas de concreto y 100 toneladas de barras de acero para reforzarla. Es una obra de ingeniería maestra del grupo WSP Parsons Brinckerhoff donde la tecnología combinada con toda la maestría de un equipo brillante, se unieron para encarar un desafío nada delgado.

 

 

Una vista nada estrecha

¿Cuál es el mayor atractivo de cualquier rascacielos? Obviamente, una vista envidiable. Pues los creadores de esta espectacular torre no han querido quedarse atrás, logrando nada más y nada menos que alinearla perfectamente con el eje de Central Park, regalando a sus literalmente afortunados residentes, el espectáculo de disfrutar en su máxima expresión, las vistas al icónico parque, además del Upper East Side y el Upper West Side. Como es de esperarse, no ha sido un paseo por las nubes la construcción de esta singular aguja. Demandas y contrademandas han rodeado todo el proceso de construcción, además de quejas por la obstrucción al paisaje.

Pero aunque mucho ruido y quejas rodeen el crecimiento de esta increíble obra, no deja de ser un edificio fascinante tanto por su estructura como por su historia. No queda más que esperar los próximos proyectos de este estilo que seguirán sorprendiendo por cómo el espacio y su uso puede ser mágico dependiendo del arquitecto que lo proyecte.

2019-06-21T05:40:14-05:00junio 18th, 2019|Diseño y Tendencias|
>