Dulce Valdivieso: «La cocina debe ser concebida como una obra de arte»

Fecha

 

Dulce Valdivieso, la ganadora del primer lugar del concurso de I&D, es una muestra de los jóvenes talentos arquitectónicos de Latinoamérica. Con solo 22 años, este es el primero de los galardones de lo que se avizora como una gran carrera.

Para el jurado del primer concurso de I&D, la distribución de los espacios, el manejo del color y el uso inteligente de los electrodomésticos empleados para su proyecto hablaron de un arquitecto con visión integral, conocimientos de tendencias y un claro enfoque a hacer de la cocina un espacio armónico y práctico hecho a la medida de la vida moderna. No obstante, tal percepción de su proyecto no hace más que sorprender a Valdivieso, quien aún no sale de la sorpresa de haber obtenido el primer lugar en este concurso. «Cuando recibí el email, pensé, bueno, este es el típico: «gracias por su participación». Pero no. En el email me decían que había ganado. Aún no me lo puedo creer».

 

 

La joven arquitecto hondureña explica que el llamado a esta competencia le sorprendió. «Me gustó mucho porque el concurso premia lo que te apasiona, y eso me movió a participar. Además, me llamó la atención porque primero podía presentar un diseño que no se hubiese ejecutado, y segundo porque era una convocatoria a profesionales de todo el continente, lo que significaba un gran reto, pues significaba exponer un proyecto frente a un jurado con una visión internacional».

Asegura asimismo que su trabajo enfocado en el diseño de interiores residencial, consiguió en el reto lanzado por I&D una oportunidad para destacar.

 

Colores, textura y luz

Para Dulce Valdivieso el diseño de una cocina representa una oportunidad única para que un arquitecto desarrolle su creatividad, y eso fue lo que plasmó en el proyecto ganador del primer concurso de I&D. «Para mí una cocina debe ser concebida como una obra de arte. Es decir, un espacio en el que cada elemento tenga una función y forme parte de un todo armónico, bello y funcional. Por eso mi propuesta fue la de una espacio abierto tanto a la sala como al comedor, porque las obras de artes son algo que quieres exhibir y compartir con otros».

En su opinión, una cocina abierta debe ser por regla un espacio social muy bien diseñado. «Mi proyecto entonces tenía todos estos elementos. En él usé colores cálidos como el rojo y el naranja, y texturas de colores claros -el granito y la madera- que me ayudaron a dar balance. Los electrodomésticos en este tipo de concepto también tienen un gran peso. Sí, deben ser hermosos, pero también prácticos, porque la cocina es un espacio de servicio.»

Afirma Valdivieso que el concepto presentado ante el jurado de I&D tiene todo los elementos de lo que debe ser una cocina moderna. «Es decir, un espacio que posea una distribución estratégica, facilite la elaboración de los alimentos y tenga electrodomésticos que contribuyan a ello. Además de esto debe ser un lugar que incentive el compartir. En este particular la iluminación es importante. La luz natural despierta y anima por lo que debe alimentar la cocina en el día y la luz artificial crea atmósfera de relax y esparcimiento de noche, razón por la cual es un detalle que debe ser trabajado con esmero.»

 

La arquitectura un oficio por encima de los géneros

La joven arquitecto ganadora del primer concurso I&D dice que el actualidad la arquitectura es una profesión integral. «Un arquitecto es un creador y un asesor», enfatiza.

La arquitecto hondureña agrega que unas de las competencias importantes a incorporar en su profesión -y más que todo para quienes trabajan el diseño de cocinas- es el conocer a profundidad de electrodomésticos. «Ya estos no son solo aparatos que hacen funcional una cocina, sino que incluso deben ser parte del concepto que se trabaja en la misma y estar adaptados a su nivel de uso. Es aquí cuando saber del aparato, sus bondades y capacidades es imperioso. No es lo mismo una nevera o una estufa para una familia grande, que para una pareja joven. Estos deben ser tomados en cuenta y su escogencia debe estar pensada sobre la base de las necesidades de quienes les darán uso».

 

 

En este sentido, para Valdivieso la marca Smeg está en su top of mind. «Smeg es diseño por fuera y por y alta tecnología por dentro. Es mi línea favorita. Los colores y formas que ofrece los modelos de su línea retro 50’s son genial. Además es una mezcla increíble de durabilidad, estilo y tecnología».

La participación de las mujeres en la arquitectura siempre ha sido un tema muy delicado. No obstante, para Dulce Valdivieso no es así. «Las mujeres hemos ido ganando terreno en muchas carreras, no solo en la arquitectura. Cuando estudié, en Honduras, había igual cantidad de mujeres que de hombres. Y de hecho, en esta profesión ya hay mujeres con el premio Pritzker, máximo galardón de nuestro oficio. Zaha Hadid fue la primera (2004) y el año pasado se le otorgó a Carme Pigem (junto a Rafael Aranda y Ramón Villalta). Esto ha significado mucho, pues los nombres femeninos han empezado a ser tan importantes como los masculinos en esta profesión».

Al preguntársele si hay diferencia entre un diseño de arquitecto masculino y uno femenino, la ganadora del primer concurso I&D señala que, en cuanto a calidad, no hay ninguna. «Probablemente, en el abordaje de los elementos, y el estilo se pudieran notar diferencias. Pienso que la mujeres podríamos inclinarnos a la inclusión de elementos delicados en los diseños. No obstante, creo que la profesión está por encima del género, y la belleza y practicidad en una obra puede venir de la creatividad tanto de un hombre o una mujer».

Más
articulos

Let us inspire you

NEWSLETTER

Be the first to know about new products, special offers and much more

Your privacy is protected

Permítanos inspirarle

NEWSLETTER

Sea el primero en conocer nuevos productos, ofertas especiales y mucho más

Tu privacidad está protegida