One Hundred Tower, el rascacielos de fachadas en abanico que ilumina Missouri

Fecha

La Cuisine International
©Sam Fentress and Tom Harris

 

One Hundred Tower es un rascacielos residencial con fachadas en abanico que la firma Studio Gang completó exitosamente el año pasado. El edificio que da frente a Forest Park en St. Louis, Missouri, toma su nombre de su ubicación: 100 Kingshighway Boulevard.

 

La torre de 380 pies (116 metros de altura), cuenta con niveles de cuatro pisos cada uno de los cuales se apilan uno sobre otro para darle la altura al edificio. El rascacielos que fue concebido «de adentro hacia afuera» -según afirma, en el portal Archpaper, Juliane Wolf directora de diseño de Studio Gang- ocupa un área de 520.000 pies cuadrados (unos 48.310 metros cuadrados) y alberga 316 unidades residenciales que van desde unidades tipo estudio, hasta apartamentos de tres dormitorios.

 

Aunque ha estado abierto por menos de un año, esta joya arquitectónica, ubicada en una de las zonas más exclusivas de la ciudad (Central West End), ya se presenta como el nuevo hito de la ciudad de St. Louis. ¿La razón? Se la develamos.

 

Visual privilegiada

Este rascacielos posee llamativas secciones de acristalamiento que, en forma de abanico, sobresalen y reflejan el parque al que dan frente. «El edificio refleja la luz y el clima cambiantes en Forest Park, proporcionando un telón de fondo dinámico de las diversas estaciones», dice Studio Gang en su web sobre el edificio.

 

Sin duda los hacedores de este rascacielos se ganaron todos los puntos al elegir la ubicación del edificio. El mismo está situado en una intersección de una arteria principal, (100 North Kingshighway) lo que le proporciona algunas de las mejores vistas de St. Louis.

 

De hecho, la cara oeste de la torre tiene vista al espacio verde ondulado de Forest Park, mientras que hacia el este, el edificio se encuentra casi directamente en el eje con el mítico Gateway Arch y el centro de St. Louis.

 

Un hito de particular belleza

La Cuisine International
©Sam Fentress and Tom Harris

La característica más llamativa de este rascacielos es su forma distintiva que para algunos recuerda a una hoja de roble. One Hundred es pues un edificio que se eleva en una serie de niveles de cuatro, cada uno de los cuales se extiende hacia arriba en un patrón de ángulos oblicuos. Pero esto no es gratuito.

 

Explica el portal Architecturalrecord que este hermoso rascacielos es el último de un trío de proyectos iniciales que el estudio de arquitectura Gang ha completado para el desarrollador Mac Properties. En cada uno de sus trabajos el estudio ha empleado revestimientos exteriores complejos que aprovechan las condiciones de la luz natural para generar ganancia de calor solar.

 

Cuentan los arquitectos de Gang, en Architecturalrecord, que entre las solicitudes del cliente para este proyecto estaba que, una cuarta parte de las unidades tuviera espacio exterior. Para complacer tal petición, a ellos se les ocurrió empujar hacia afuera el «techo» de cada nivel, lo que les permitió ofrecerles una terraza al primer piso del nivel superior. Esto se traduce en que las unidades en la parte superior de cada nivel tienen más espacio cerrado, mientras que las unidades en la parte inferior son más pequeñas pero poseen terrazas privadas.

 

Gateway Arch’s como inspiración

La inclinación del muro cortina también es algo que llama mucho la atención en este rascacielos. Este detalle mejora el rendimiento térmico reduciendo el impacto de la temperatura en el verano, cuando los ángulos del sol son más pronunciados, y permitiendo aprovechar el calor natural en el invierno.

 

Otro atractivo de One Hundred es que es un edificio que parece ser diferente desde prácticamente todos los ángulos debido a la rotación sutil de las unidades. Explican sus hacedores que el material usado en la piel exterior juega un papel fundamental a este respecto. De hecho, la fachada alterna entre regiones de acristalamiento de muro cortina transparente y paneles de cortina son lluvia de aluminio anodizado corrugado.

 

Así pues este interesante rascacielos no solo se alza en medio de una ubicación privilegiada de St. Louis, con la elegancia de su aspecto moderno, sino que incluso hace un guiño al emblemático Gateway Arch con el que comparte los hermosos destellos de los atardeceres de Missouri que se reflejan en su estructura.

Más
articulos

Permítanos inspirarle

NEWSLETTER

Sea el primero en conocer nuevos productos, ofertas especiales y mucho más

Tu privacidad está protegida

Let us inspire you

NEWSLETTER

Be the first to know about new products, special offers and much more

Your privacy is protected