Patrick Blanc: un genio vertical

Fecha

La Cuisine International

 

Enfrentarse a Patrick Blanc puede ser lo más parecido a estar con uno de esos extravagantes hombres del Renacimiento de los que la historia tanto habla. Y no solo por su característico mechón verde en el cabello, sino por su afamada pasión por la botánica y su empeño por mezclarla con lo urbano. El renombrado francés que nació en 1953, es nada más y nada menos, que el padre de una tendencia que revoluciona el paisajismo y la arquitectura por igual: los jardines verticales.

El origen de una genialidad

El botánico, que trabaja para el Centre National de la Recherche Scientifique, se especializa en el estudio de plantas del sotobosque tropical. Estas plantas viven a una altura sobre el suelo pero muy por debajo de las copas de los árboles, no logran alcanzar un mayor tamaño y requieren de poca luz y mucha humedad para sobrevivir.

Luego de una expedición de Blanc al continente asiático, éste se dio cuenta de que existen muchas plantas que no necesitan aferrarse a la tierra para desarrollarse, por el contrario, mientras se mantengan alimentadas de minerales y agua, pueden crecer normalmente. Esta fue la cuna de los jardines verticales.

 

La Cuisine International

 

El nacimiento de un sistema

Para que esta maravilla se pudiera llevar a cabo, Patrick Blanc diseñó lo que posteriormente se convirtió en su marca: los jardines verticales. Estos descansan sobre una espesa red creada combinando una estructura metálica que sostiene el armazón, seguido de una lámina de PVC, y cubierta por una capa de fieltro sobre la que se disponen las plantas para su riego.

Esta novedosa estructura además de proteger a las construcciones de la corrosión y posibles filtraciones, también permite que haya un sistema de riego uniforme y un excelente agarre de las plantas que pueden crecer sin dañarse.

Pensar en verde

En el año 1988, Blanc inició su primer proyecto: el muro vegetal del Museo de Ciencia e Industria de París, el cual fue terminado en 2013. Sin embargo, durante esta construcción, otros varios proyectos del diseñador y botánico fueron instalados por el mundo, tales como los jardines verticales del Hotel Perthsing Hall en París (2001), del Museo de Arte Dehli (2004) o el del Oasis de Aboukir en 2014, entre muchas otros.

La aplicabilidad de los jardines verticales se pierde de vista por sus múltiples ventajas, tanto en cuanto a ecourbanismo, a la decoración de interiores y exteriores, como a la posibilidad de combinar el arte con los cultivos urbanos.

No obstante, recientes estudios realizados por psicólogos sugieren que, al innegable hecho de que las plantas generen más oxígeno y ayuden en la descontaminación medioambiental, se suma el de que los habitantes de un entorno urbano “verde” se sienten más felices, son más productivos y tienen mejor salud en general. Por estas razones, la obra de Blanc marca sin lugar a dudas un hito importante en la concepción de la arquitectura moderna de espacios urbanos, razón por la cual muchos jóvenes profesionales del área estudian sus técnicas similares e investigan alternativas la que enriquezcan.

Más
articulos

Let us inspire you

NEWSLETTER

Be the first to know about new products, special offers and much more

Your privacy is protected

Permítanos inspirarle

NEWSLETTER

Sea el primero en conocer nuevos productos, ofertas especiales y mucho más

Tu privacidad está protegida