La arquitectura se sumerge en las piscinas

 

El agua es vida para los seres humanos y es también fuente de inspiración para la arquitectura. Las piscinas son símbolo de estatus en las residencias y garantía de afluencia de turistas para los hoteles, por lo que no es de extrañar que los arquitectos dediquen tiempo en hacer de las piscinas, las protagonistas de sus obras.

En el siglo I A.C., bajo el mandato del Emperador Augusto se abrió la primera piscina pública, dándole la oportunidad a la colectividad de acceder a un privilegio antes reservado sólo para los nobles y sus acólitos. Y si bien, desde los famosos baños públicos romanos o turcos, hasta la fecha, mucha agua ha corrido y las piscinas han mantenido su encanto y evolucionado en formas, materiales y tecnologías.

Relajación, entrenamiento, salud, diversión y oportunidades de integración familiar y social son algunas de las ventajas que pueden disfrutar aquellos privilegiados que cuentan con una piscina en sus residencias. Pero, ¿hacia dónde van?

 

 

De los mosaicos al acrílico

Las thermaes romanas eran espaciosos tanques de piedra en algunos casos adornados con incrustaciones de mosaicos o decorados con motivos artísticos o religiosos. Pero, obviamente, el concepto de las piscinas ha evolucionado con el paso del tiempo y han sido distintas las tendencias de sus construcciones.

Nadie puede olvidar las llamativas formas que los arquitectos les dieron a las piscinas de los grandes resorts, que generalmente, eran afines a algún elemento que identificaba al lugar. En cuanto a las piscinas residenciales, más frecuentes en los edificios, dependiendo del espacio disponible, eran circulares o rectangulares, revestidas de mosaicos de cerámica y con bordes anti resbalantes, generalmente de cemento o piedras.

Pero como todo en la arquitectura, la evolución tiende hacia el minimalismo y el aprovechamiento de los espacios, así como al uso de nuevos materiales más económicos y que disminuyan los riesgos de filtraciones, hongos y reduzcan los costos por mantenimiento.

Así aparecen las piscinas infinitas, que brindan la ilusión de no tener bordes en las orillas, las paredes de acrílico que convierten a las piletas en enormes “peceras” y las aéreas, que aprovechan las terrazas para alojar piscinas que además enriquecen la experiencia con impresionantes vistas.

 

 

Para disfrutar en privado

Las construcciones residenciales de alto nivel han adoptado a las piscinas como protagonistas de las obras, pero cada vez con un mayor refinamiento, integrando las piscinas a espacios cotidianos -internos o no- y convirtiéndolas en espacios de esparcimiento, pero también en fuentes de luz o en puntos focales de la decoración o diseño de las viviendas. A continuación, algunos ejemplos:

El estudio Lake Flato Arquitecs utilizó el recurso de la piscina para aislar la Auston Residence, transformándola en una isla que se comunica con el exterior a través de pequeños puentes. El propietario de la residencia requería de un espacio para realizar su entrenamiento de triatlón, lo que generó la construcción de esta piscina de 50 pies de largo. Este es un ejemplo de cómo una piscina externa puede brindarle una fuerte personalidad a una residencia, al mismo tiempo que responde a las exigencias de sus habitantes. En este caso, las líneas rectas y el espacio necesario para el entrenamiento, marcan el carácter utilitario del proyecto.

En el caso de las piscinas internas, el estudio CplusC Arquitectural Workshop lleva la integración de los espacios a otro nivel. La residencia ubicada en Australia cuenta con una piscina rectangular con paredes acrílicas justo entre el jardín y el living de la casa, que además de aportarle luz natural a los espacios internos, también permite disfrutar de la visión del interior de la piscina.

Y ya que hablamos de niveles superiores, el estudio Guedes Cruz Arquitectos, lleva las piscinas a diversos niveles, pero de forma literal en la Wall House en Portugal. Se trata de una casa en la que los propietarios disfrutan de una clásica piscina en la planta inferior, pero también de una singular piscina de acrílico que atraviesa desde arriba a la inferior y que, en medio de un inteligente juego de luces, brinda una visión muy interesante del complejo.

La posibilidad de experimentar el contacto con el agua siempre será apasionante para los seres humanos, ya sea por un inconsciente recuerdo del útero materno, por la posibilidad de retarse físicamente o por la oportunidad de desinhibición y relajación que representa, las piscinas siempre serán un recurso interesante para diferenciar obras residenciales.

2019-07-03T18:42:18-05:00julio 4th, 2019|Diseño y Tendencias, Innovación|
>