Arquitectura y arte: la dupla que se fusiona para humanizar la construcción

La fusión del arte y la arquitectura es una de las tendencias que más se puede palpar en las modernas construcciones. Edificios que simulan las sinuosas formas de las esculturas; puentes que parecen sacados de historietas, son apenas un ápice de lo que puede apreciarse en la actualidad.

Todo lo anterior es bien explicado por la arquitecta y profesora de diseño venezolana Deira Meléndez. Según ella, la arquitectura abraza el proceso de diseño que como sumatoria de muchas partes se encarga de desarrollar espacios, lugares o ciudades. “Por eso la arquitectura actual es mucho más humana e interactiva, ya que este proceso es generado a través de experiencias visuales, sonoras y sensoriales dentro del espacio”, señala.

Con una carrera que la ha llevado a crear casas y lugares de ambientes únicos, gracias a lo que ella misma llama “la sabia fusión del arte y la arquitectura”, Meléndez se ha desempeñado como directora de diseño de proyectos de marcas, diseño de interiores y exhibiciones de arte. Recientemente comenzó a trabajar en el diseño de un proyecto desarrollando 5 conceptos para una empresa francesa.

Meléndez asegura que un espacio o edificio bien concebido, iluminado, distribuido y bien construido, proporciona en el usuario, armonía, bienestar, entusiasmo, estabilidad, energía, serenidad, sociabilidad y productividad. “Es decir vale la pena tener espacios bonitos por que estos se transforman en sensaciones. Es aquí cuando se ve que el arte forma parte de la arquitectura como generador de dichas sensaciones, porque el arte interactúa en el espacio y crea una relación estrecha inseparable”.

Una relación simbiótica

Además de su trabajo arquitectónico, en la actualidad Deira Meléndez está trabajando con 5 artistas como asesora y comisaria de exposiciones, actividad al que beneficia que ella forme parte del GBG Arts, ya que esto le permite trabajar en exposiciones en Europa. Sin embargo, en esta área su proyecto de bandera se denomina «Simbiosis entre el arte y Arquitectura” en el que crea una perfecta conexión y diálogo, transferida en el espacio como una experiencia sensorial.

En un momento en el que la arquitectura parece tomar nuevas formas, y hacerse de nuevos materiales para su creación, Meléndez asegura que la arquitectura representa la máxima expresión del arte. “Ella crea la plataforma macro que contiene sus múltiples expresiones y manifiestos, en todas sus aplicaciones: danza, poesía, música, pintura, escultura, grabados, vitrales, cerámica, dibujo, fotografía y medios audiovisuales. Todas toman vida dentro de la arquitectura, porque esta las alberga y el proyecto de arquitectura es el escenario para su muestra”.

Afirma Meléndez que el arte y la arquitectura modifican conductas y establecen una marcada atmósfera en los espacios en lo que intervienen, por ello genera excelentes beneficios en las relaciones humanas, contribuyendo a tener mejores ciudadanos y mejores ciudades.

“Soy una arquitecto integral que cree fielmente en la definición de la arquitectura como la máxima expresión del arte y dentro de esta me encuentro difundiendo lo mejor del presente. Me enfoco en desarrollar proyectos ejecutables de una forma sencilla a través de las sensaciones espaciales y genero memoria. Utilizo el arte para crear dicha experiencia, diseño mobiliario y lo integro en el espacio, genero escenarios donde integro la escultura como objeto utilitario, aplicándolo en puertas y parabanes divisorios para demarcar espacios. Hago que el arte sea parte del espacio vivo. Uso todo tipo de arte para hacer de mis proyectos experiencias irrepetibles llenas de identidad y personalidad”.

Bajo el influjo de la tecnología

Se dice que la arquitectura es el arte de proyectar y construir edificios. Sin embargo, en la actualidad eso ha cambiado mucho, y según muchos especialistas lo artístico del hecho arquitectónico está siendo cada vez más invadido por la tecnología.

Esta afirmación es completamente refutada por Deira Meléndez. Ella asegura que la arquitectura es más que construcción de estructuras, proyección de ideas a través del dibujo, evaluación estructural o cálculo estructural. “Si bien, hoy en día nos apoyamos de muchas manera en softwares que facilitan nuestro trabajo, este soporte tecnológico no trastoca lo sublime del diseño arquitectónico.  La arquitectura es el arte de materializar ideas desarrolladas para que de este modo puedan ser construidas. Gracias a ella se hace posible los proyectos que revelan nuestra dinámica de vida y necesidades. La arquitectura es un arte al servicio de la humanidad, ya que el espectador en el espacio es el protagonista, porque todo es pensado en torno a él”.

Explica la arquitecta Meléndez que el avance tecnológico aplicado a la construcción de proyectos, ha contribuido que la arquitectura revele su potencial social. De hecho, en su opinión la tan nombra impresión 3D será un importante aliciente para que cada día más el arte y la arquitectura puedan fusionarse.

“La impresión 3D aplicada en el arte y la arquitectura representa un gran avance para el desarrollo de modelos y prototipos. Gracias a esta, puede ser de acceso masivo el diseño de mobiliario que completa y consolida la arquitectura para las masas y las sociedades modernas. Un ejemplo de esto lo representa la fabrica Vitra e IKEA, quienes invitan a arquitectos a diseñar mobiliario y objetos utilitarios de alta factura y diseño haciendo que el diseño esté al alcance de todos”.

Explica Deira Meléndez que la aplicación de la impresión 3D ha facilitado la producción y representación del lenguaje plástico a gran escala y en corto tiempo. “Un ejemplo de su uso lo representa el artista plástico Carlos Cruz Diez quien, a sus 95 años, sigue creando apoyado de la tecnología y medios de reproducción para hacer posible sus proyectos de gran escala y en serie. Así que la tecnología es, sin duda, un nuevo aliado que seguirá cambiando la historia de la arquitectura y abriéndola hacia nuevas dimensiones”.

2019-02-15T15:34:02-05:00enero 31st, 2019|Diseño y Tendencias|
>