La Rambla Climate House y la arquitectura al servicio del ambiente

Fecha

rambla climate house Foto Jose Hevia
© Jose Hevia

 

En las ramblas de Murcia, España, los arquitectos Andrés Jaque y Miguel Mesa del Castillo desarrollaron una vivienda unifamiliar que da respuesta a la explotación climática de la zona: La Rambla Climate House. Esta interesante casa pretende reparar y promover una mejor relación hombre-ambiente por medio de prácticas arquitectónicas y de diseño no necesariamente ortodoxas.

 

¿Qué significa esto? Siga leyendo que le contamos todo.

 

Una premisa diferente 

La familia que les encargó el proyecto a los arquitectos tenía una premisa muy particular. Más allá de pedir funcionalidad y belleza -que es lo común en el diseño de una vivienda- el deseo principal de estos clientes era tener una vivienda en la que pudieran experimentar una relación vivencial con los actores del medio ambiente.

 

En sus propias palabras “una casa que fuera atravesada por los pájaros, los insectos y el clima”. De manera que la premisa principal era llevar la vegetación y fauna local a la vida diaria de la familia, en un sentido mucho más profundo que el netamente ornamental.

 

Con esto en mente, la vivienda de 180 metros cuadrados conjuga una serie de propuestas ecológicas, de diseño y materiales que llegan a convertirse en una declaración política. En pocas palabras, la casa demuestra que una verdadera relación simbiótica entre la naturaleza y el humano es posible aún en tiempos modernos y sin sacrificar la belleza, ni la comodidad.

 

Así pues, la Rambla Climate House ha sido construida como un anillo alrededor de un patio elíptico que alberga la flora y fauna típica de la región que se ha desarrollado de manera silvestre, sin ningún paisajismo que intervenga en el natural crecimiento de las especies. Esto prueba, según aseguran sus arquitectos, que con un poco de cuidado y mimo, las plantas originarias de la zona pueden volver a poblar los terrenos abusados por la construcción desmedida de Murcia.

 

Rambla house 2 foto Jose Hevia
© Jose Hevia

 

Aprovechando todos los recursos

Como dijimos antes, la casa se desarrolla como un anillo elíptico en el que sus espacios fueron levantados para aprovechar al máximo los recursos del terreno. Esto quiere decir, la luz y calor del sol, el declive del terreno y la proximidad con la rambla.

 

De esta manera, los espacios que reciben más luz y calor en el verano están revestidos de placas solares para utilizar la energía y aquellos que se enfrían más en el invierno, están cubiertos con placas térmicas para disminuir la necesidad de calefacción. En el patio central, un acueducto recoge tanto el agua de lluvia como el agua de los lavabos para regar las plantas y se incluyen varios sensores de humedad que disparan atomizadores para refrescar el jardín cuando es necesario.

 

En cuanto al diseño interior, la mezcla de materiales en los muebles contribuye al bienestar climático de la vivienda. Un banco extendido de mármol rodea el jardín interno para invitar a los habitantes a refrescarse en su superficie fría cuando el calor agobia. Los ventanales atraen la luz y dan sensación de apertura y los colores brindan sensación de calidez y de intercambio natural, conjugando un diseño industrial con la calidez de una casa viva.

 

En fin, una casa bien pensada en la que la armonía del hombre y el entorno no solo es posible, sino palpable. ¿Será este el futuro de la arquitectura post pandémica? Amanecerá y veremos.

Más
articulos

Permítanos inspirarle

NEWSLETTER

Sea el primero en conocer nuevos productos, ofertas especiales y mucho más

Tu privacidad está protegida

Let us inspire you

NEWSLETTER

Be the first to know about new products, special offers and much more

Your privacy is protected