La línea Cocktail de Faber ¡lo último en la evolución de los extractores de cocina!

Fecha

 

No siempre las campanas extractoras fueron piezas bellas y funcionales dentro de nuestras cocinas. Y de hecho, tampoco siempre ellas fueron parte de este recinto. Atrás, muy atrás en la historia quedaron los días cuando la cocina era el último de los espacios del hogar, y los olores y la grasa la inundaban. Así pues, la invención de la campana significó la evolución de la cocina misma.

En los 40, la influencia de la escuela Bauhaus se extendió a todo. Eran tiempos en los que lo funcional prelaba sobre el arte y la belleza, razón por la cual la cocina se llenó de objetos prácticos que hacían del trabajo en ella algo más llevadero. Y fue en esta génesis de batidoras, balanzas y ollas prácticas cuando el primer extractor surgió.

 

 

La evolución de lo meramente funcional

Inicialmente las campanas eran simplemente un ventilador inserto en una carcasa en forma rectangular o piramidal que se colocaba encima de la estufa. Por fortuna, ese concepto cambió y no solo en el aspecto tecnológico, sino en lo que a estética y disminución del ruido se refiere.

Pero, ¿por qué vino el cambio? Pues en los 90 las cocinas empezaron a abrirse y a ser un espacio integrado al comedor/estar, razón por la cual las piezas integradas en ellas debían, sí, seguir siendo funcionales, pero además debían ser bellas. Y es que el acto de cocinar empezó a verse como placer a compartir con otros y la zona de trabajo tenía que ser amigable y hermosa.

Tecnología y estética

Muy en el pasado han quedado las campanas extractoras ruidosas, y para decirlo en dos platos: feas. Los nuevos extractores son artefactos que no solo eliminan la grasa suspendida en el aire, sino que además absorben humo, vapor y olores. Es decir, filtran todo y lo expulsan evacuando el aire de la cocina, y lo mejor es que sin casi emitir sonido.

 

 

Faber, la marca líder en ventilación en el mundo, tiene un camino muy adelantado en esto de la combinación de la tecnología y la belleza en sus extractores. De pared, de isla, de techo o de diseño, cada una de las campanas de esta marca son obras de arte completamente adaptables a su cocina.

Elegantes y ultrafinas, las campanas de pared Faber son capaces de dar ese toque chic que todos quieren en el diseño de cocina abierta. Pero no hay que dejarse engañar por lo estético. Estos extractores de doble panel en vidrio vienen con motor Energy que garantiza una extracción excelente combinada con un silencio envidiable. Asimismo, tiene en su superficie controles táctiles electrónicos que le dan un aire totalmente moderno y sofisticado.

Disponible en negro o blanco, la línea Cocktail posee 6 modelos (Cocktail XS Almond F55, Cocktail Almond F80, Cocktail WH F80, Cocktail XS BK F55, Cocktail XS WH F55 y Cocktail BK F80, por lo que son la opción perfecta para una cocina que quiera dar apariencia de originalidad.

Otras características que hacen único a este extractor, además de su llamativo diseño, es que tiene iluminación LED (2 focos); filtros anti grasa extraíbles lavables; 4 velocidades; doble aspiración; aspiración intensiva temporizada, entre otras funciones.

Y es que desde que pusieron en el mercado su primera campana extractora, por allá por los tempranos 50, Faber ha sabido imprimirle su sello a este concepto que introdujeron en la cocina. Así que, se puede decir que sí, la línea Cocktail es uno de los últimos eslabones en lo referente a extractores de cocina, hasta que la marca decida lo contrario.

Más
articulos

Let us inspire you

NEWSLETTER

Be the first to know about new products, special offers and much more

Your privacy is protected

Permítanos inspirarle

NEWSLETTER

Sea el primero en conocer nuevos productos, ofertas especiales y mucho más

Tu privacidad está protegida